Una de las modalidades de concurso son los de arrendamiento comercial. En este caso, se invierten los papeles tradicionales: la administración pública se convierte en el perceptor de dinero y la empresa privada es quien paga, en lugar del habitual modelo donde la administración es el cliente. Este tipo de concursos es para negocios tan diversos como aquellos que corresponden a concesiones de superficie como a la cesión de un servicio. Ejemplos de este tipo de licitaciones  pueden ser la instalación de kioskos de vending o la apertura de un bar en un espacio público.

Continue reading »

Seo